La economía española acelera su recuperación tras crecer un 0,2% en el segundo trimestre