La economía se contrae un 3 por ciento por el desplome del consumo y la inversión