A hachazos en una estación de Alemania