Los disfraces caninos se adueñan del Carnaval de Río por un día