Los diputados de Ciudadanos renuncian a los coches oficiales y a la conexión a Internet