"Una casa digna", la consigna entre dientes de los okupas de Córdoba