Los detenidos ayudaban a etarras huidos a integrarse en estructuras en Francia