El desfile militar cuenta por primera vez con la presencia del Parlamento y el Gobierno vascos