La desesperada lucha de los refugiados por llevarse un trozo de comida a la boca