Denuncia que fue grabada en la ducha en las instalaciones del Atlético de Madrid