Las sandías cuadradas, el último grito en Japón