22.000 personas aceptan limpiar baños, sin saberlo, a cambio de tener Wi-Fi gratis