Esta persecución está considerada como “el peor caso de conducción peligrosa”