Un joyero espanta a los ladrones... ¡a martillazos!