Un hombre de 63 años frustra el robo en un banco con una llave de lucha libre