El ladrón en la terraza era en realidad un caimán muy enojado