Con un caimán esposado, así terminó la petición de ayuda a unos agentes