Un robot se arranca por bulerías al compás de tres jerezanos en Tokio