Una ardilla, dos agentes de Policía y la locura