Una perra cumple su sueño: su dueño se disfraza de su juguete favorito