'Superlópez', unos efectos dignos del mejor Hollywood