El Rototom abre su abanico de ritmos al ska, reggae africano y las tendencias del dancehall