Los restos del convento de las Trinitarias son los de Miguel de Cervantes