La lluvia respeta las procesiones nocturnas del Lunes Santo