Los restauradores logran sacarle los colores al Pórtico de la Gloria