El promotor de Michael Jackson no fue responsable de su muerte