La próxima ceremonia de los Oscar, sin presentador