El Banksy de Roma, el grafitero que lanzó a la fama el Papa Francisco