Las transparencias de Yves Saint Laurent toman la noche parisina