Su mala vida pone en peligro la gira de Rihanna