Los libreros catalanes prevén facturar 18,4 millones de euros