Los grandes diseñadores reniegan de la extrema delgadez