Científicos japoneses descubren el gen de alarga la vida de las flores