El tanatorio de La Paz acoge la capilla ardiente de Jesús Hermida