La explosiva obra de Cai Guo-Qiang se expone en el Prado