'La cura del bienestar': El balneario al que no querrás ir jamás