Las esculturas realistas inundan Nueva York