La 32 edición de los Goya, marcada por la reivindicación feminista