La obra Ecce homo, destrozada por su restauradora