La controvertida exposición del Guggenheim de Bilbao que indigna a los animalistas