El torero Jiménez Fortes, vivo de milagro