La cocina catalana quiere presentar candidatura a patrimonio de la humanidad de la UNESCO