Recuperan en aguas de Cullera un cepo romano de hace 2.000 años