Las monjas no permitirán que los restos de Cervantes salgan del convento