Al borde de la extinción, el casete vuelve a estar de moda