Mucho brillo y escotes de vértigo en la alfombra roja de los Globos de Oro