El acueducto de Segovia, 20 años más joven