Yunke, nada que envidiar al mítico Houdini