Yasuma Morimura, el artista que juega a reescribir la historia