World Pride, sin límite de ruido